Nuestra escuela

Los espacios de la escuela; sus aulas, sus zonas comunes, así como los espacios exteriores, donde las niñas y los niños desarrollan su actividad, están organizados y preparados con un gran cuidado. La selección, el tipo, la cantidad y la disposición de los materiales favorecen el movimiento autónomo y la elección libre de los mismos.

La disposición de las estanterías se utilizan no solo para la colocación de estos materiales; también acotan espacios y sirven de apoyo para aquellas criaturas que lo precisen. 

Esta organización nos permite que mientras que unos niños y unas niñas desarrollan su actividad autónoma y libremente elegida en los diferentes espacios, establecemos una relación individual con otras criaturas que así lo precisen.

Los objetos responden a su curiosidad y necesidad de explorar, favoreciendo así la vivencia de experiencias interesantes y en definitiva su desarrollo. De esta manera, las niñas y los niños siguen sus propias iniciativas, realizan sus propios proyectos y son quienes regulan su tiempo de actividad, concentración y descanso durante la misma.

Observar la autonomía de los niños y niñas en su juego, su expresión motriz, su actitud cuando se les permite jugar y moverse libremente sin los requerimientos de la persona adulta, nos permite entender que en estas situaciones actúan con mayor prudencia, arriesgan menos, perseveran en sus intentos y resuelven sus pequeñas dificultades de forma creativa y ajustada al momento de su desarrollo. Por otra parte nos permite incorporar nuevas propuestas que enriquecen sus logros, generan mucho bienestar y permiten jugar cada vez más y mejor. 

Observando esta escena de juego descubrimos la iniciativa de Carlos, su nivel de desarrollo emocional, cognitivo y manipulativo, así como, las relaciones que establece con los diferentes materiales. Los objetos elegidos posibilitan diferentes experiencias sensoriales y acciones lógico matemáticas.

 

Carlos tiene 2 años, elige libremente jugar en la mesa de experiencias del aula, lo que posibilita su interés y su concentración.

 

Primero coge las nueces con gran precisión y cuidado, las traslada una a una en equilibrio y las introduce en cada tapadera. Las distribuye de manera que a cada tapadera (el continente), hace coincidir una nuez (el contenido). Finalmente comprueba que en el contenido de cada tapa cabe dentro coco.

C. San Juan de Ortega, s/n, 28001 Madrid
+34 914 27 30 77
eeipalmaspalmitas@gmail.com

©  2020 ei palmas palmitas.

Diseño: Vanessa Delpino

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now